FacebookMySpaceTwitterGoogle BookmarksLinkedInPinterest

ORDER YOUR SIGNED COPY

REVIEW ROCK ANGELS

THE VAL – Heading for the surface (2014)

the val

Para un open minded musical que lleva unos cuantos años de rodaje, encontrarse con Heading for the Surface es un soplo de aire fresco y un recordatorio de que el rock y la música son grandes, muy grandes. Mucho más de lo que, a veces, queremos hacer que sean.

Gabrielle de Val es, sin duda, la trademark de The Val. Su voz versátil, melódica y personal impregna un disco que tiene de todo. Con la calidad como bandera abre el tema que lleva el nombre del álbum, para dar paso a Wish You All the Best, que comenzará a entroncarte con sus numerosas influencias y a hacerte gozar. Si eres más jovencito, probablemente, tendrás que investigar para descubrir su gusto por Fleetwood Mac, The Beatles, Chicago…Si acumulas algunas primaveras más, escucharás Roses and Chains y los efluvios del Mike Oldfield más melódico te impregnarán, mientras que Up to Where You Are te dejará claro que The Val no teme acercarse al pop-rock más cercano a bandas como The Corrs, por poner un ejemplo. Sin embargo, es de justicia destacar que la banda, magníficamente diseñada, con Alfonso Samos a las guitarras y producción (excelente en ambos trabajos), Alex Morell al bajo, Tony Ortega a los teclados y Rubén Berengena a la batería, no es una copia revivalista. Sus excelentes composiciones, la maestría instrumental de sus miembros y la voz de Gabrielle, llevan la propuesta mucho más allá y configuran un proyecto que más parece el de una de las grandes bandas foráneas, que llevan décadas en esto, que el segundo trabajo de un grupo madrileño.

El recorrido hacia la superficie del Heading nos lleva a Stardust, balada con toques blues, soul y teclado predominante, que demuestra que Gabrielle nada y bebe en todas las aguas. En todas hace buenas marcas y ninguna le sienta mal. Y lo hace con clase y sin complejos. Por eso, con Wrecking of my Heart, queda claro que, con su segundo trabajo, The Val no van a naufragar, sino todo lo contrario; van a salir a flote y hacernos flotar a todos escuchándolo. Así como, con Borderline, dejan patente que no andan flojos de cabeza y que no hay más fronteras que las de nuestra mente.

Heading for the Surface es un trabajo ecléctico, con clase a raudales y un sonido preciosista. Una obra de madurez, llena de arreglos y con una producción de primer nivel. Si quieres caña a tope, probablemente no te llenará. Si te gustan los menús variados y de calidad, prepárate.

Toño Martínez Mendizábal