FacebookMySpaceTwitterGoogle BookmarksLinkedInPinterest

ORDER YOUR SIGNED COPY

ALIANZA | CRÓNICA CONCIERTO V ANIVERSARIO

MARTES, 5 DE ABRIL DE 2016

THE VAL

 
1 de abril 2016. Sala Boite Live
 
Empieza a quedar lejos en el tiempo la primera aparición en vivo, concretamente en la extinta sala Ritmo y Compás una fría noche de diciembre de 2011, de una banda madrileña de rock melódico que bajo el nombre de The Val se reinventaba desde las cenizas de una formación ochentera llamada Yin Yang con buena parte de sus componentes volviendo a unirse para dar forma a una nueva aventura. Desde entonces su proyección no ha hecho más que crecer, consolidándose como uno de los nombres más importantes del género, con dos excelentes disco en el mercado y con un buen número de conciertos a sus espaldas tanto a nivel nacional como internacional.
En estos días se cumple el quinto aniversario de ese renacimiento, y se imponía celebrarlo como mejor saben hacerlo, con un concierto muy especial que además de por lo señalado de la fecha lo fue por la habitual calidad de la banda en directo y por el nivel de los invitados que se dieron cita en la céntrica sala capitalina. Comenzando por el trío que en formato acústico se encargó de abrir la velada y que, a modo de exquisito aperitivo, desgranó durante media hora algunos de los clásicos del hard y el A.O.R. con un excelente gusto.
El trío lo formaban la violinista Milena Brody (Spin Gospel), el guitarrista Antonio Pino (ex Ankhara) y el televisivo vocalista Erik Cruz (La Voz), que fue el que llevó la voz cantante, nunca mejor dicho, intentando animar a una todavía escasa audiencia que fue aumentando y enganchándose a medida que fueron cayendo los temas. Así comenzamos disfrutar con una sorpresiva “Until You Suffer Someone (Fire & Ice)” con un delicado toque soul recordando la etapaKotzen de Poison en la que ya pudimos comprobar el tremendo nivel de Erik, bien acompañado en los coros por Milena y con Antonio en un registro mucho más tranquilo de lo que nos tenía acostumbrados.
Como bien indicaron para la siguiente no hacía falta presentación, “Forever” de Kiss que también sonó muy bien siendo coreada tímidamente por un público todavía algo adormecido, que empezó a desperezarse un poco con otra excelente “I Saw Red” de Warrantdedicada al desaparecido cantante del grupo americano Jani Lane, y que terminó de entrar en harina con una buenísima revisión de la enorme “Silent Lucidity” de Queensryche con unos preciosos adornos de violín de Milena.
Recuerdo para Coverdale, sin tener prácticamente nada que envidiarle a día de hoy por parte de Erik, con una estremecedora “Soldier of Fortune” y con una menos redonda para mi gusto “Is This Love”, antes de despedirse definitivamente, previo vacile con el público reiterando unos acordes que igual valen para U2 oAerosmith, como para el himno A.O.R. por excelencia “Don’t Stop Believin’” que sonó en modo más relajado que el original de Journeypero con mucho encanto, suponiendo un perfecto cierre para una deliciosa y entretenida actuación.

Después de un descanso no demasiado largo, ya con una entrada más que aceptable y con total puntualidad, a las 23:00 h. tomaron las tablas de la Boite los protagonistas principales de la noche, THE VAL,encabezados por el magnetismo y calidez que desprende la figura de su cantante Gabrielle De Val junto al elegante y electrizante guitarrista Alfonso Samos.
Ambos han sabido rodearse de unos músicos de un sobresaliente nivel técnico en lo que parece ya una formación más que asentada. ConAlex Morell al bajo, siempre eficaz desde los inicios del grupo formando una sólida y dinámica base rítmica con el rotundo Rubén Berengena a la batería, sustentando las melodías de GabyAlfonso, y del teclista Tony Ortega, que sustituyó el original David Erick Criado presente también entre el público de la sala, además de la inestimable participación como segunda voz y coros de María Lópezque se ha convertido en poco menos que imprescindible para el sonido del grupo, al menos en directo.

 
Desde hacía unas semanas la banda se encargó de anunciar este concierto como una experiencia audiovisual, dando importancia a la puesta en escena y a las aportaciones videográficas, comenzando por la que dio apertura al show en la pantalla trasera de la sala recordando su último trabajo “Heading For The Surface” dando soporte visual la impactante “Wreckage of my Heart”, con ese ligero toque progresivo que completa una fantástica base melódica.
Todo estaba en su sitio, sonando nítido y potente, y con el habitual derroche de simpatía por parte de Gaby que continuó exhibiendo su clase no exenta de fuerza en la pacifista “Crusaders” igualmente acompañada por su vídeo y que ya se ha convertido en una de las favoritas de los fans del grupo a la vista de la respuesta obtenida cada vez que es interpretada en directo.

Subió la temperatura y el ritmo con “Wish You All The Best” siempre magnífica con la voz de María haciéndose notar, y con “Up To Where You Are”, en la que Alfonso metió más chicha a su guitarra dejándonos su fantástico solo, volviendo a relajarse un poco con la ya entrañable “A Kiss in a Dragon Night” que con ese aire de fábula medieval sigue siendo de las que más encanto desprende desde que la descubrimos en el primer disco del grupo “Back”, que volverían a rescatar más adelante.

Antes otra excelente “My Heart Is Beating” en onda más A.O.R. con unas cuidadas y poderosas armonías de la pareja de vocalistas acompañada también de otro apropiado vídeo, para bajar luego el pistón con la intimista “She’s Dumb and Blind” interpretada con una tremenda carga emotiva, al igual que la preciosa “Roses & Chains” que inevitablemente cada vez que la disfruto en directo o en disco hace que recuerde a Blackmore’s Night con su evocador aire celta. Pasado el ecuador del concierto llegó el momento más hard rockero con la siempre eficaz y pegadiza “Johnny’s Got a Red Car” equilibrándose con acierto y poderío teclas y guitarra haciéndonos corear con los brazos en alto.

Tras la descarga de adrenalina, momento para invitar a subir al escenario a un invitado especial, el gran José Carlos Molina que, flauta en ristre y junto a Milena de nuevo con su violín al hombro, se unió al grupo para desplegar una preciosa versión acústica de “Borderline”, sencillamente encantadora.
Cambio de tercio y de invitada, en este caso con Beatriz Rico, más conocida para el gran público por su faceta de actriz pero que ya lleva algún tiempo haciendo sus pinitos en la música, acompañando aGaby en una especie de pelea de gatas en la movida “I Saw Him First”, teatralizada por ambas quedando bastante divertida.

Desde aquí hasta el final no bajo la intensidad con una tremenda “Stardust” llena de soul en su melodía vocal y de blues con una barbaridad de solo de guitarra de Alfonso que siguió mostrando su enorme calidad y sentimiento en la emocionante e imprescindible “The Unwritten Songs”.
Para cerrar por todo lo alto con la brillantísima “The Age Of The Sun” desprendiendo un positivismo y una fuerza que hizo que, presentación musicalizada mediante de los miembros del grupo, nos fuéramos a casa con una sonrisa en la boca después de casi hora y media de un gran show lleno de cariño, profesionalidad y calidad.
Muchas Felicidades por estos cinco años, y como dijo alguien, creo que fue Beatriz Rico, que sean cincuenta veces más, y que podamos seguir disfrutándolos juntos.
Mariano Palomo

MARISKALROCK | CRÓNICA CONCIERTO V ANIVERSARIO

 

Crónica de The Val + Private Rock: Lustro dorado

5 abril, 2016 10:00 am Publicado por   VER EN WEB MARISKALROCK

 
 

Sala Boite, Madrid

El inexorable paso del tiempo nos recordaba este viernes que los madrileños The Val cumplían cinco años de existencia, todo un motivo de celebración por el que quisieron dar un concierto especial de aniversario en el que repasaron sus dos álbumes hasta la fecha, ‘Back’ y ‘Heading for the Surface’, junto a muchos amigos, seguidores, y músicos.

La agradable sorpresa de la noche fue la actuación del grupo invitado (siempre me gusta más que el término peyorativo de teloneros).

Private Rock es un trío en formato acústico que cuenta con Erik Cruz, un grandioso vocalista hijo del fallecido cantante y actor Tony Cruz; la violinista (inminentemente eurovisiva según nos dijo) Milena Brody, que con su instrumento enriquecía de forma muy notable la puesta en escena de la banda; y Antonio Pino, un guitarrista muy versátil (es el hacha de Leo Jiménez en su nuevo álbum ‘La Factoría del Contraste’)

private-rock

Private Rock con Antonio Pino, guitarrista de Leo Jiménez

“Until Your Suffer Some” del guitarrista Ritchie Kotzen, “I Saw Red” de los americanos Warrant,  una impresionante “Silent Lucidity” de Queenrÿche (para mí la mejor), “Soldier of Fortune” de Deep Purple, “Is This Love” de Whitesnake, y un bonito colofón con “Don’t Stop Believing”, nos dejaron unas magníficas sensaciones y unas ganas locas de volver a ver a esta fantástica formación.

Gaby-de-val-directo

Gaby demostró el buen estado de su voz

Fue entonces cuando llegó el turno deThe Val. No hemos fallado en ninguna de sus citas en la capital madrileña, gozando de su música en distintas salas, por lo que poco que añadir que no hayamos dicho antes sobre las bondades de este combo.

La maravillosa y cálida voz de Gaby de Val, junto al virtuosismo y perfeccionismo del guitarrista Alfonso Samos (¡Menuda pedalera!), complementados por los elegantes teclados de Tony Ortega y los valiosos coros de María Lopéz, junto a una contratada  base rítmica con el sólido Alex Morell al bajo y el poderoso Rubén Berengena, hacen que sus directos sean una auténtica delicia; tanto para los que somos amantes de las buenas melodías, como para todos los que sepan apreciar la música de calidad bien construida.

Su repertorio se basó en los dos citados álbumes, comenzando tras una intro con “Wreckage of My Heart”, para seguir con la vitalista “Up to Where you Are”, “Wish You All the Best”, y una de nuestras favoritas: la excelente “A Kiss in Dragon Night”. Tras una pausa para tomar un poco de respiro siguieron cayendo grandes canciones como “My Heart is Beating”, “She is Dumb a Blind”, “Roses and Chains”, y la rockera y desenfadada “Johnny’s Got A Red Car”.

the-val-guitarra

Alfonso Samos hizo gala de su virtuosismo

Gaby, tras presentar a sus músicos y dar las gracias al público, quiso agradecer la presencia en la sala de David Erick, el que fuera el primer teclista de The Val, el cual grabó su primer disco. Pero él no fue el único invitado de la noche. En el terreno instrumentista, el maestro José Carlos Molina se subió al escenario para aportar su solo de flauta en “Borderline”. Por el lado de la voz, la entusiasta Beatriz Rico se dejó el alma interpretando a dúo junto a Gaby “I Saw Him First”.

“Stardust”, la bellísima “The Unwritten Songs” y la reivindicativa “The Age Of The Sun” pusieron un bonito broche final a un nuevo capítulo de esta fascinante y embriagadora vuelta a los escenarios de The Val.

El único pero que puedo ponerles, y desde el cariño claro, es que se dejaran fuera un tema muy relevante para esta casa (sintonía de cierre del programa Rockcinante), y que a mí me pone el vello de punta por su elegancia en interpretación: “Hold On”, también conocida por “No mires atrás” en su adaptación al castellano.

Felicidades por vuestro trabajo… ¡y a por otros cinco!

Texto y fotos: José Luis Martín.

METALTRIP | CRÓNICA CONCIERTO V ANIVERSARIO

THE VAL , CONCIERTO V ANIVERSARIO – SALA BOITE (MADRID) – 1/04/16
El pasado viernes asistimos muy ilusionados en la Sala Boite de Madrid al concierto de celebración del V aniversario de los madrileños The Val
The Val - Sala Boite

The Val – Sala Boite

En esta cita tan especial, además de la presencia y el calor de los fans, muchos de los cuales los han acompañado desde el principio, The Val conto con varios invitados de lujo, como José Carlos Molina, Antonio Pino, Beatriz Rico, Erik Cruz y Milena Brody.

Invitados

Y parte de esos invitados fueron los encargados de abrir de forma acústica la velada, ya que Erick Cruz a la voz, Antonio Pino a la guitarra y Milena Brody al violín, mientras el público iba entrando a cuenta gotas en la Sala, interpretaron de forma ejemplar algunas versiones con las que calentaron el ambiente mientras le llegaba el turno a The Val.

Erick Cruz, Antonio Pino, Milena Brody

Erick Cruz, Antonio Pino, Milena Brody

Temas como la inicial “Fire & Ice” con la que ya nos hicimos una idea de los que nos tenían preparados, destacando la maravillosa voz de Erik Cruz, “Silent Lucidity” de Queensrÿche, con Erik viviéndolo mucho, la gran versión de “Soldier Of Fortune” de Deep Purple, para ir llegando al final entre bromas y con todos más entregados con “Is This Love” de Whitesnake que no pudimos evitar tararear con ellos y “Don’t Stop Believe” de Journey con la que cerraron su actuación.

The Val 
Tras un ratito de espera en el que la sala iba aumentando en número de personas, sin llegar a estar llena, salieron al escenario los chicos de The Val, capitaneados por la simpática Gabriele, para hacernos disfrutar muchísimo con su música y compartir con ellos una noche tan especial como la de su quinto aniversario, algo sin duda muy importante para ellos.

The Val - Sala Boite

The Val – Sala Boite

The Val es una banda. que una vez que la descubres te engancha, no solo por su Rock Melódico genialmente interpretado, sino también por su elegancia, su cercanía con el público, la complicidad de sus miembros y toda la positividad que trasmiten en cada actuación.

The Val - Sala Boite

The Val – Sala Boite

The Val - Sala Boite

The Val – Sala Boite

Tras la intro que da título a su segundo álbum “Heading For The Surface” y viendo la imagen de un águila en la pantalla, comenzaron su show con “Wreckage Of My Heart”, destacando el papel de Rubén Berenjena a la batería y los coros de María López siempre sonriente y cómplice con compañero Tony Ortega a los teclados, para seguir con “Crusaders, tema pacifista, donde destacó la bonita y melódica voz de Gaby, acompañada de una magnifica base rítmica compuesta por Alex Morell al bajo junto a Rubén, destacando los solos de guitarra de Alfonso Samos, que nos demostró su buen hacer a las cuerdas, viviéndolo, sintiéndolo a la hora de tocar.

Tras ser muy aplaudidos, Gaby se dirigió a nosotros para presentar el siguiente tema y agradecer por las caras nuevas y las caras conocidas y es que The Val tiene un gran número de Fans que siempre le acompaña desde el principio y le demuestra su cariño en cada actuación, cosa que no nos extraña dado el carisma de la banda.

The Val - Sala Boite

The Val – Sala Boite

“Up To Where U Are” sonó muy bien, con el público bastante entregado, al igual que Gaby que se movía y bailaba con mucho estilo, sobre unos impresionantes tocones de aguja de sus bonitas botas, cosa que siempre nos deja maravillados, continuando la fiesta con “Wish You All The Best”, con la que nos desearon todo lo mejor al ser su aniversario, llegándole el turno a “A kiss In A Dragon Night” con la que retrocedieron al pasado a su primer trabajo “Back”.

En “My Heart Is Beating” destaco el papel de Tony Ortega a los teclados y coros junto a María López, que hicieron una magnífica labor a las voces junto a Gaby, siguiendo con la bonita “She is Dumb and Blind”, donde nos invitaron a bailar agarrados y que habla de la historia de una mujer, para llegar a “Roses And Chayns” tema especial para ellos donde una de sus fans y amigas le regalo una rosa a Gaby, y en la que nos pidieron cantar su fácil estribillo.

A estas alturas todo iba rodado, ellos estaban contentos y nosotros encantados y más participativos que al principio, respondiendo a cada gesto de la banda, como vimos en “Johnny’s Got A Red Car” que cuenta la historia de Johnny al que no paraba nadie ni siquiera la policía, y en la que Alfonso nuevamente nos dejó encantados con sus riffs y su forma de tocar la guitarra, conduciéndonos y enganchándonos con cada nota y cada melodía y con sus gestos.

The Val - Sala Boite

The Val – Sala Boite

Y llegó uno de los momentos especiales de la noche, su tema “Boderline” donde contaron con la ayuda de José Carlos Molina de Ñu a la flauta y Milena Brody al violín interpretado de forma acústica, con la dulce voz de Gaby más suave, poniéndonos emotivos y quedándoles genial.

Volviendo al ritmo normal de show y después de este gran momento le llegó “I Saw Him Fird” con la participación de la incombustible Beatriz Rico a la voz junto a Gaby, interpretando ambas la misma con mucha fuerza, para tras una bonitas palabras de apoyo de Beatriz seguir con “Stardust” medio tiempo donde Gaby se lució a la voz, y en el que vimos la imagen de unas vías de tren en las pantallas, tema con un ligero aire de blues, para ir llegando al final con “The Unwritten Songs” y The Age Of Sun”, con la que cerraron muy sonrientes y encantados esta especial actuación.

Un placer ver a nuevamente a The Val, que siempre nos trasmite su buen rollo, su positivismo y su simpatía, regalándonos los sentidos con su Rock Melódico, perfectamente ejecutado demostrándonos su gran profesionalidad.

El set list de The Val fue:
1. Wreckage Of My Heart
2. Crusaders
3. Up To Where U Are

4. Wish You All The Best
5. A Kiss In A Dragon Night
6. My Heart Is Beating
7. She’s Dums And Blind
8. Roses And Chayns
9. Johnny’s Got A Red Car
10. Borderline
11. I Saw Him First
12. Stardust
13. The Unwritten Songs
14. The Age Of The Sun

Crónica: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
Fotos: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

ROCKCULTURA | CRÓNICA CONCIERTO V ANIVERSARIO

11

THE VAL. SALA BOITE. MADRID

The Val celebraban su quinto año de rodaje, y lo celebraron de la mejor manera posible: con un concierto cálido e íntimo, rodeado de sus fans más incombustibles, y de todos aquellos que quisieron encontrarse con ellos. Eligieron una sala de mediano aforo, lejos de los grandes espacios, sin duda para tener mucha más cercanía. Su trayectoria hasta la fecha es brillante. Dos discos increíbles, gira por Reino Unido, apariciones en Televisión Española y cientos de conciertos. El éxito de esta banda reside en la calidad de sus canciones, en la visión con que interpretan el rock, y en una profesionalidad manifiesta, que contribuye a dar forma a un producto de primera línea. Nunca me cansaré de 10repetir la necesidad de dar relevancia a nuestras bandas. Aunque quizá sea como clamar en el desierto, lo cierto es que The Val es una muestra evidente de que hay calidad en este país. La miopía transversal del público, más motivado por subproductos, y la poca o ninguna difusión, contribuyen al fiasco. En cualquier caso, para los afortunados que sabemos valorar el talento, se abre un espacio de deleite sin fin. Y esto es lo que se pudo sentir. Goce y energía a partes iguales. Energía positivista, melodía en estado puro, y un show sin mácula arropado por un montaje visual muy eficaz. Con los acordes de “Crusaders”arrancaba un show basado en el carisma de su vocalista Gaby de Val, ataviada con una casaca muy original, y las evoluciones guitarrísticas deAlfonso Samos, como siempre extraordinario y vigoroso. Ni que decir tiene que el apoyo en la base rítmica de Alex Morell, y la batería de Rubén Berenjena afianzan magistralmente el resultado. Así mismo, los teclados deTony Ortega, ofreciendo cobertura, y la voz impoluta de María Lópezarropando con sus coros. Una banda sólida, de primera línea, dispuesta a desgranar todo su potencial, y ese derroche de energía que le ponen en cada concierto. Es más pasión que otra cosa, pasión bien gestionada, y el desarrollo de unas canciones muy bien estructuradas, que tienen la particularidad de ser sinceras, certeras, y maleables para toda clase de públicos.

El set list que desarrollaron estuvo compuesto por catorce canciones, muchas de ellas grandes éxitos, entre las que no faltaron temas como1 “Kiss In A Dragon”, “Roses And Chaines”, “Whis You All The Best”, “Stardust” o “Up The Where U Are”. Una deliciosa mezcla de rock y melodía, estribillos bien cincelados, elegancia vaporosa y pulsión emocional. También contaron con colaboraciones. El alma mater de Ñu, José Carlos Molina, se subió al entarimado para tocar en el tema “Bordeline”, y la cantante y actriz Beatriz Rico hizo lo propio en el tema “I Saw Him First”. Un torrente de sensaciones, que el público absorbió para impregnarse de esa magia tan especial que se desarrolla en cada concierto de esta banda imponente. Puedo asegurar, que a pesar de haberlos visto en varias ocasiones, cada vez que vuelvo a verlos siento un pálpito interior, una emoción difícil de expresar. Es la música que va ligada a los atributos del corazón, y que siempre, siempre nos emociona. Así que pasen muchos años, The Val, seguirá emocionando, porque su esencia, está ligada a las sensaciones imperecederas, que solo los grandes pueden darnos. Seguro que vendrán muchas más años actividad, y muchas más canciones, muchas más emociones.

CHEMA GRANADOS

 
 

METAL 4 ALL | CRÓNICA CONCIERTO V ANIVERSARIO

[CRONICA Y FOTOS] THE VAL - SALA BOITE - MADRID, 01 DE ABRIL DE 2016

La banda de AOR The Val celebraba su quinto aniversario con un concierto especial, gran ambiente, invitados y buena música. Una hora y veinte minutos de magia audiovisual a cargo de uno de los mejores grupos de rock melódico nacional del momento.


Pasadas las once de la noche y con una sala presentando una gran entrada se proyectaba el video que serviría de introducción para “Wreckage of my heart”. No hizo falta más para que The Val conectara con la audiencia como solo ellos son capaces de hacerlo, algo casi místico. Es tal es respeto de los seguidores de la banda hacia el grupo que apenas se atreven a dar palmas o corear con ellos los temas para no estropear la tremenda calidad de las composiciones. Si, ya sé que puede parecer que un concierto así es soso pero todo lo contrario, no es por falta de ánimo ni mucho menos, es únicamente por que mires donde mires ves virtuosismo al servicio de la melodía y eso acaba por hipnotizándote.



El repertorio estuvo casi en su totalidad dedicado a su último lanzamiento “Heading for the Surface” con temas como “Wish you all the best”, “Breathe me in” o “She´s dumb & Blind” entre otros pero sin olvidar cortes de su primer lanzamiento que ya se han convertido en himnos imprescindibles del grupo como “A Kiss in a dragon night” o unos de sus temas más rockeros, el fantástico “Johnny´s got a red car” tras el cual, y ya pasado el ecuador del show, llego el turno de los invitados especiales. 



Los primeros en subirse al escenario con The Val, fueron la violinista Milena Brody y el líder de la mítica banda madrileña Ñu, José Carlos Molina, con los que interpretaron una preciosa y sentida versión de su tema “Borderline”. Cambio de registro y de invitado, invitada en este caso. Llego el turno para “”I saw him first” con la colaboración especial de la actriz y cantante Beatriz Rico. Es realmente sorprendente el corazón y la fuerza que pone sobre el escenario Beatriz, quien lo diría pero, esta chica se ve que lleva el rock en la sangre, realmente fantástico el dúo que hizo junto a Gaby, compenetración y química en las dos voces empastando perfectamente. 



En estas llega el llamado “momento Samos”, si has visto a la banda en directo en alguna ocasión sabrás de lo que hablo. No sabes exactamente cuándo va a suceder pero tienes la absoluta certeza de que va a llegar ese momento del concierto en que Alfonso Samos te va a ofrecer una pequeña Master Class de cómo se toca la guitarra con sentimiento, maestría y buen gusto sin caer en el juego fácil de “voy a meter mil notas en medio minuto”. La improvisación de Samos en cada concierto de The Val es ya un clásico que estas esperando ansiosamente, un plus más para ir a ver a la banda, tremendo, soberbio.



Sin tiempo para mucho más debido al horario de la sala la banda despidió el concierto dejando rostros sonrientes entre la audiencia de la misma forma que dan por terminado su disco debut, con el tema “The age of the sun”. Cinco años de existencia son los que lleva la banda y ya tiene un grupo de incondicionales importante, ahora solo hace falta hacerse escuchar más en el difícil mundo de la música en nuestro país. En Inglaterra ya les conocen, y cada vez más, esperemos que no tengan que hacerse realmente grandes fuera de nuestras fronteras para que les empecemos a valorar como se merecen. No me imagino lo que sería The Val en nuestro país dentro del Rock Melódico si en lugar de ser españoles vinieran de fuera. Nos vemos en el próximo show y en él los próximos aniversarios ¡así que pasen 30 años más!

SETLIST
Intro + Wreckage of my heart
Crusader
Up to where you are
Wish you all the best
Kiss in a dragon night
My heart is beating
Roses & Chains
Johnny´s got a red car
Borderline
I saw him first
Stardust
The unwritten songs
The age of the sun



Fotos y Texto: Raul Blanco Beckham.

 

 

THE SENTINEL | CRÓNICA FESTIVAL HARD ROCK MELÓDICO

THE VAL + 7 ALMAS + DRY RIVER – Sábado 26 de septiembre, sala Caracol (Madrid)

¡ Comparte esta noticia !
 
 
 

conciertos2015_festivalhardrockmelodicoprogresivo_2609

Sábado 26 de septiembre, sala Caracol (Madrid)

Bajo el nombre de Festival de Hard Rock Melódico y Progresivo se presentaban en Madrid tres de las mejores bandas surgidas en los últimos años. Con estilos diferentes pero con la calidad como denominador común. Un festival donde los tres grupos tendrían la misma consideración (sin teloneros ni cabezas de cartel), mismo tratamiento y mismo tiempo para ajustar su repertorio habitual, algo recortado en todos los casos para adaptarse a un concierto triple.

El cartel era lo suficientemente atractivo para que se generara una buena expectación en torno al festival, que se tradujo en un lleno casi total en la sala, a pesar de competir con la habitual sobredosis de conciertos de los sábados en Madrid, incluyendo a un Leo que también llenó La Riviera.

Con todo esto, se palpaba en el ambiente la sensación de que íbamos a vivir una gran noche Rock en vivo. Entre el público, muchas caras conocidas entre las que se encontraban una buena cantidad de músicos de otros grupos, algo que muchas veces se echa en falta en otros conciertos.

logo_theval

The Val fueron los primeros en salir a escena. Seguramente el mejor grupo de Rock melódico que tenemos en nuestro país, a finales del año pasado ya presentaron en la capital su segundo disco, “Heading for the Surface”. El grupo no se prodiga mucho en directo, así que había mucha expectación por verles de nuevo sobre un escenario, ya que siempre ofrecen un plus y nunca defraudan.

conciertos2015_theval_2609aA pesar de las numerosas veces que he podido disfrutar del directo de The Val, siempre salgo plenamente convencido. Un grupo que gana enteros en vivo y que a la calidad que atesoran se une la fuerza que imprimen en directo, algo que en estudio se echaba en falta en su ópera prima “Back” y que fue corregido en “Heading for the Surface”, disco sobre el que se basó la mayor parte de su set.

La banda sigue basando su potencial en el dúo Samos – De Val, el Ying y el Yang que siempre les ha acompañado y cuya combinación produce tan buenas sensaciones. Por un lado Alfonso representa el lado más visceral, más rockero, desatando las pasiones a la guitarra que en los discos sólo muestra a cuentagotas. Y del otro lado, Gabrielle muestra la dulzura, la clase y la elegancia, con una voz siempre en su sitio y cantando con muchísimo gusto todos los temas del repertorio.

conciertos2015_theval_2609bTal es la atención que Alfonso y Gabrielle generan que se puede caer en el la tentación de obviar al resto del grupo, pero sería injusto. La aportación del bajo Alex Morell es básica en el sonido de la banda, haciendo tándem perfecto con Rubén Berengena, un batería versátil y muy fino, que sabe siempre aplicar la potencia adecuada a los temas, ayudado por su depurada técnica. Tony Ortega estuvo bien con sus teclados, pero con algunos despistes poco habituales en él. Gran instrumentista, quizás no fue su día, aunque dejó constancia de su nivel en momentos de gran calidad. Completando la formación, María López es un complemento perfecto para el sonido en directo de The Val, sobre todo por su buena voz, consiguiendo con sus coros con los que hace que los temas no pierdan riqueza.  También apoya la parte instrumental con un segundo teclado, aunque esta noche esa aportación pasó más desapercibida.

conciertos2015_theval_2609cEl concierto de The Val fue memorable. Salvando unos pequeños problemas de sonido al principio, no se pueden decir más que cosas positivas de la hora y cuarto que estuvieron en el escenario. Es una lástima que no se prodiguen más en directo, porque en cada ocasión suman más seguidores a la causa. Público que había acudido a la llamada de los otros grupos del cartel asistía alucinado al despliegue de calidad de The Val, como así atestiguaban los comentarios tras su concierto.

Como era de prever, el grueso de su set estuvo compuesto por temas de su segundo disco, “Heading for the Surface”, entre los que me quedaría con “Crusaders”“Wish you all the best” (que dedicó a todos los que cumplían años en esos días), “My Heart Is Beating” (en directo suena como un cañón) o el hit “Roses And Chains”. También hubo un recuerdo para su primer disco, “Back” con temas como “Kiss In A Dragon Night”, siempre bien recibido.

conciertos2015_theval_2609dGabrielle de Val llenaba el escenario con su elegancia, moviéndose con mucha clase y sintiendo y haciendo sentir la música que sonaba en cada momento. Impecable en todo momento, dio una lección de cómo cantar rock melódico, tanto en los temas más cañeros como bordando la suavidad de temas más tiernos como “She’s Dumb And Blind” con su aterciopelada voz.

El otro punto de atención, Alfonso Samos, comenzó ajustado a lo que los temas exigían de su guitarra y se fue desmelenando a medida que avanzaba el concierto. Antes de “Johnny’s Got A Red Car” nos regaló un sentido solo de guitarra lleno de feeling, acompañado únicamente por los teclados, y a partir de ahí se erigió en serio protagonista del concierto. El blues “Stardust” fue muy alargado para el lucimiento de Alfonso, quien hizo una verdadera exhibición de dominio de su instrumento. También fueron extendidos los finales de“Unwritten Songs” “The Age Of The Sun” para regocijo de los amantes de la guitarra eléctrica.

Al finalizar el concierto, los comentarios entre los presentes eran entre asombro y admiración por parte de quienes no les habían visto nunca, y de plena satisfacción por los que ya somos veteranos en estas lides.

logo_7almas

Segundo asalto de la noche, protagonizado en este caso por el grupo más novel del festival. 7 Almas sólo tienen editado un disco, “Nueva tierra”, que tocaron íntegramente, más una sorpresa que nos tenían preparada.

El grupo lo forman Israel Hernansáinz (voz), Oscar López (guitarra), Oscar Salas “Cherokee” (bajo), Carlos Mora (teclados) y la última incorporación a la banda, el batería Oscar Perez (Nexx, Khy), quien ha sustituido tras los tambores al tristemente desaparecido David Saura.

conciertos2015_7almas_2609bComenzaron con “Buscando” y desde el principio demostraron que en directo suenan con la misma o más fuerza que en disco, manteniendo y potenciando sus virtudes. En especial nos impresionó la potencia vocal de Israel, con un poderío impresionante. La parte instrumental de la banda se mostraba también muy competente, en especial la guitarra de Óscar López, muy atinado en todo el show.

El único “pero” que se pudo achacar a su concierto es el excesivo volumen al que nos sometieron, incluso bastante molesto dependiendo de la zona de la sala donde estuviéramos ubicados. Además, los teclados de Carlos Mora sólo se escucharon en contadas ocasiones, normalmente en sus fases solistas, ya que al entrar el resto del grupo quedaban totalmente tapados.

conciertos2015_7almas_2609aEl concierto siguió con “Dispuesto y en pie”, una nueva muestra del hard rock poderoso que practica 7 Almas. Gran solo de Óscar López y un Israel Hernansáinz en estado de gracia.

Tras “Diosa del Templo” sonó uno de sus mejores temas, “Te siento lejos”, en el que muestran la pasión del grupo por “Whitesnake post-1987”, sobre todo en la guitarra de Óscar López.

Uno de los secretos del buen sonido del grupo es la gran labor de la base rítmica, crucial en un grupo de este estilo. Tanto “Cherokee” como Óscar Pérez rayaron a gran nivel toda la noche, confirmando el fichaje del nuevo batería como todo un acierto.

conciertos2015_7almas_2609eEn varias fases del concierto Israel empuñó una guitarra acústica con la que completar el sonido del grupo. Así sonó la emocional “Allí estaré”,  mostrando que puede manejarse en varios registros.

Tras “Libre”, una bonita introducción al piano de Carlos Mora nos llevó a la emotiva balada“Más allá”, con coros de todos los miembros del grupo. Emocionante.

Llegados a este punto nos ofrecieron la sorpresa que nos tenían reservada. El resto del grupo abandonó el escenario, dejando solos a Israel Hernansáinz y a Óscar López con una guitarra acústica, para regalarnos una versión acústica de“Gimme All Your Love” de Whitesnake. Ni que decir tiene que el público se volcó, cantando el estribillo de forma unánime. Uno de los momentos mágicos de su concierto.

conciertos2015_7almas_2609dYa con todo el grupo de vuelta, el grupo retomó su propio repertorio con “Hasta el amanecer”“Nueva tierra”, dos temazos que sonaron en directo aún con más fuerza que en el disco.

Con estas buenas sensaciones el concierto se encaminó al final con “Vampiros de traje” y el inmenso medio tiempo “Esperándote”, otro de los puntos álgidos del concierto, poniendo el cierre con “Donde está tu amor”.

Muy buenas sensaciones dejó 7 Almas. Un grupo al que seguir en el futuro y que es una de las grandes esperanzas de los aficionados al Hard Rock nacional.

logo_dryriver

Nunca había tenido oportunidad de ver en directo a Dry River, pero todos aquellos que habían tenido esa suerte me habían hablado maravillas de su espectáculo y de su calidad sobre el escenario.

Lo primero que me llamó la atención, justo antes del comienzo de su concierto, es la cantidad de público que se apelotonó a pie de escenario. Era evidente que muchos estaban en el festival atraídos por la presencia de Dry River, tanto “nativos” madrileños como gente desplazada desde lejos para ver la descarga de los castellonenses.

conciertos2015_dryriver_2609aLlegada la hora del concierto, dos actores disfrazados de camareros presentaron al grupo. Estos dos actores aparecieron varias veces durante el show, con mucho buen humor y ampliando el sentido teatral que de por sí ya tiene Dry River.

Cuando los músicos entraron en escena, ataviados con pajaritas y chaquetas amarillas de lentejuelas, más parecían una orquesta pachanguera que un grupo de rock. Se colocaron en sus sitios, comienza un bonito piano y Ángel Belinchón empieza a cantar la intro “Traspasa mi piel” de su segundo y último disco, “Quien tenga algo que decir… que calle para siempre”. Y toda la parte delantera del público cantó al unísono con ellos. Impresionante, nada más empezar. Tal y como viene en el disco, la intro desemboca en “Bajo control”. Los que no habíamos visto nunca al grupo en directo nos mirábamos entre nosotros: ¡cómo suena esta banda!

conciertos2015_dryriver_2609bÁngel Belinchón (voz) tiene un magnetismo especial. Con una voz fina y personal, su simpatía y carisma se añaden a sus buenas dotes como cantante. El grupo lo completan Carlos Álvarez (teclados y guitarra), Martí Bellmunt (teclados y saxo), David Mascaró (bajo) y Matías Orero (guitarra). Para el puesto de batería, dada la indisponibilidad para esta fecha del titular del puesto, Pedro Corral, el grupo recurrió a Alfred Berengena, batería excepcional que se aprendió el complicado repertorio de Dry River en un tiempo record. Como curiosidad, Alfred es hermano de Rubén Berengena, actual batería de The Val, con lo que ambos hermanos compartieron escenario y kit de batería en este festival.

Siguieron con “El lado bueno de las cosas malas”, con una exhibición completa de todos y cada uno de los músicos que componen la banda. De un nivel técnico muy alto, consiguen llenar sus temas de recovecos complicados sin por ello resultar monótonos ni aburridos.

conciertos2015_dryriver_2609cAdemás de los músicos, los dos actores que habían presentado la actuación salieron disfrazados en varias ocasiones al escenario, contribuyendo a un show total muy divertido. En “Oda al líder”, uno de ellos salió como un dictador que tenía en formación militar tanto a músicos como a todo el público que quiso unirse al espectáculo.

La banda suena con una mezcla de rock progresivo, las voces y los coros recuerdan a Queen, hay algo de Asfalto…  todo mezclado con su propio estilo. Y lo más difícil es compactar todo ello y hacerlo entretenido. Y lo consiguen, aún en un tema tan extraño como“¿Cuánto vales tú?”, quizás el más enrevesado de los que tocaron esa noche.

Para presentar “Irresistible”, comentaron que acababan de publicar un video-clip sobre este tema. Salieron de nuevo los dos actores y tal y como sale en el vídeo, aquello se convirtió en una clase de aerobic rockera con una coreografía digna de Eva Nasarre. Buena parte del público cogió el bailecito enseguida y fue realmente divertido.

conciertos2015_dryriver_2609dTambién dejaron impronta de su lado serio con“Frascos vacíos”, un tema dedicado a los enfermos de Alzheimer que sonó realmente emocionante. Musicalmente muy orquestado, el grupo sabe darle la pasión necesaria sobre una letra estremecedora.

Aunque la mayor parte del concierto estuvo basada en su segundo disco “Quien tenga algo que decir… que calle para siempre”, también hubo hueco para un par de temas de su disco debut, “El Circo de la Tierra”, como “La mujer del espejo”, muy cañera, para gusto de Alfred Berengena, acostumbrado a tocar en grupos más duros. A pesar del poco tiempo que dispuso para preparar el concierto, estuvo impecable, sin desmerecer a los propios músicos de Dry River, entre los cuales no se podría destacar a ningunos sobre los demás ya que todos ellos son técnicamente impresionantes.

conciertos2015_dryriver_2609eEl otro tema recuperado del primer disco fue“Pequeño animal”, durante el cual uno de los actores apareció disfrazado de Freddy Mercury haciendo sus poses características. En un momento dado, se tiró al público quien le llevó en volandas durante un rato por encima de las cabezas del personal, mientras el grupo continuaba tocando. Increíble.

El concierto llegaba a su fin, y para ello tocaron el que quizás sea el tema más reconocido de Dry River, “Traspasa mi piel”, con el que están llegando a mucha gente que aún no les conocía. En el mismo aúnan todas sus virtudes: pegadizo, técnico, complicado y simple a la vez. En él hay progresivo, hay rock, hay pop… hay de todo. En la parte central Ángel Belinchón hizo cantar el estribillo al público, que respondió de forma unánime.

conciertos2015_dryriver_2609fY cuando creíamos que el concierto iba a finalizar, Ángel llamó al escenario a Gabrielle de Val e Israel Hernansáinz para cantar con él un extensísimo medley de 15 minutos con temas de Queen. Comenzando y terminando con el principio y final de “Bohemian Rhapsody”, también sonaron retazos de “Killer Queen”,“Don’t Stop Me Now”“We Are The Champions”“Keep Yourself Alive”“Tie Your Mother Down”“Princes Of The Universe”“I Want It All”“Innuendo”,“One Vision”“Friends Will Be Friends” y“Who Wants To Live Forever”. Se quedan cortas las palabras para expresar lo que sentimos, fue un cierre perfecto para una noche mágica.

Un festival inolvidable, un éxito en todos los sentidos. Por la calidad de las tres bandas, por la gran respuesta del público que llenó la Caracol y porque la inmensa mayoría de los que fueron por uno de los tres grupos salió siendo fan de los tres.

Ojalá haya más noches como esta. Yo me apunto donde sea.

Texto y fotos: Shan Tee

METALTRIP | CRÓNICA FESTIVAL HARD ROCK MELÓDICO

El pasado sábado 26 de septiembre asistimos en la Sala Caracol de Madrid a una gran noche de Hard Rock Melódico y progresivo de la mano de tres grandes bandas de estos momentos en nuestro país como son Dry River7 Almas y The Val, un cartel de lujo para los amantes del género y por ello no nos lo debíamos perder.

Dry River

Dry River

Es todo un placer en los tiempos que corren ver una sala casi llena y con un gran ambiente de fiesta y esto fue lo que se respiro esa noche en Sala Caracol, ya que el público se mostraba ansiosos por disfrutar del repertorio de las tres bandas y esto es lo que al respecto os podemos contar:

The Val

The Val

The Val

Con unos minutillos de retraso y la sala empezándose a llenar, salieron al escenario The Val, banda madrileña de Rock Melódico que capitaneada por su guapa y dulce vocalista Gabi, nos iban hacer pasar una velada muy especial.

Ver a los chicos de The Val siempre es una delicia, tanto a nivel musical como escénico, ya que sin muchas florituras y de forma sencilla, humilde y sincera, nos van contando sus historias, sus sentimientos y nos llevándonos a su terreno con mucha profesionalidad y saber estar.

El Rock Melódico de los madrileños es elegante, con estructuras progresivas, delicadas, pero a la vez fuertes, destacando la buena labor a las cuerdas Alfonso Samos que en todo momento destaco, luciéndose, dejándonos encantados con sus riffs y solos de guitarra, todo ello muy bien acompañado de la dulce y maravillosa Gaby, estupenda a la voz. Pero The Val no son solo ellos dos, ambos se ven complementados por Alex Morrell al bajo, María López y Tony Ortega, en los teclados, y el potente Rubén Berenjena a los parches.

The Val

The Val

Tras la intro de su nuevo disco “Heading For The Surface”, y con todo preparado, los chicos de The Val iniciaron su actuación con “Wreckage Of My Heart” con un sonido muy bueno y con la que ya se empezaron a ganarse al personal, siguiendo así con “Crusaders”  donde destaco la bonita y melódica voz de Gaby, muy bien complementada a los coros con María y acompañada de una magnifica base rítmica compuesta por Alex Morell al bajo junto al estupendo y contundente Rubén Berenjena a la batería.

Gaby como siempre se mostro agradecida con su público, en el que seguro había muchos amigos y presentándonos cada uno de los temas como “Wish You All The Best”, dedicada a la a los que en ese día cumplían años, destacando el papel de Tony Ortega a los teclados.

A estas alturas el ambiente de la sala ya estaba caldeado, llegando el turno a “Up To Where U Are” que sonó muy bien, con el publico bastante entregado, al igual que Gaby que se movía y bailaba con mucho estilo, siguiendo la fiesta con temas como “A kiss In A Dragon Night” con el que los madrileños retrocedieron al pasado, mas concretamente a su primer trabajo “Back” y la bonita “My Heart Is Beating” destacando nuevamente el papel de Tony Ortega a los teclados que junto a María López hicieron una magnífica labor a las voces con Gaby.

Cruzado el ecuador de su concierto llego “Dumb and Blind” tema que trata de cuando “alguien nos habla y sabemos que es mentira” con un sentido inició teclados y una bonita combinación de las voces de Gaby y María, volviéndonos a emocionar con los riffs de Alfonso plano luciéndose nuevamente.

The Val

RAFABASA | CRÓNICA FESTIVAL HARD ROCK MELÓDICO

DRY RIVER +  7 ALMAS + THE VAL

Sábado 26 de Septiembre 2015 –  Sala Caracol – Madrid

Desde que antes de verano se anunciara este festival de Hard Rock Melódico y Progresivo marqué su fecha en rojo en mi calendario de eventos ya que reunía muchos alicientes para ser muy tenido en cuenta, la variedad de estilos que ofrecía, el nivel de las bandas de las que sólo había visto hasta entonces a una de ellas pero con muy buenas referencias de las otras dos, además de la elección de la sala y el día. Y a la vista de la respuesta del público, no solo madrileño, parece que fuimos bastantes los que pensamos lo mismo completando prácticamente tres cuartas partes del aforo de Caracol, con los consiguientes movimientos entre banda y banda.

Con unos minutos de retraso respecto al horario anunciado se abría el telón y aparecían en escenaTHE VAL, una banda que afortunadamente parece que va recogiendo los frutos de su tremendo talento y trabajo con dos discos publicados hasta la fecha que en mi opinión son de lo mejorcito de la historia del A.O.R. nacional. Del segundo, “Heading For The Surface” dieron buena cuenta interpretándolo casi íntegramente, pero sin olvidarse tampoco de su ya entrañable “Back” que también tuvo hueco con cuatro de sus mejores temas en la hora y cuarto de la que dispusieron. Comenzaron tras la intro de rigor con la enérgica “Wreckage Of My Heart” marcada por las voces de una inspirada y entregada Gaby De Val y en segundo plano de María López, que volvió a apoyar también desde uno de los teclados, y por un Alfonso Samos que ya vimos que como siempre estaba dispuesto a no dejarse ni un solo ni un acorde de su guitarra dando una clase de apasionada técnica. Por su parte Rubén Berengena marcaba el ritmo con precisión desde los tambores, mientras que Alex Morell sufría algún que otro problema de sonido con su bajo pero sin afectar mucho al sonido general, que se saturaba un poco cuando entraban los teclados de María junto a los de Tony Ortega, teclista principal del grupo.

Ya metidos en faena y con la gente disfrutando, nos dejaron una serie de temas a cual mejor, comenzando por la preciosa “Crusaders” con esos teclados sinfónicos maravillosos dando réplica a las escalas de guitarra que la adornaban por debajo de la voz de Gaby, que a continuación presentaba la positiva “Wish You All The Best”, a la que siguió una deliciosa “Up To Where You Are”, A.O.R. de primera clase con unos magníficos juegos de melodías de teclas y guitarra. Tras esta primera remesa de temas recientes, momento para el recuerdo con el que fue el primer tema de choque de “Back”, la fantástica “A Kiss In A Dragon Night”, que sonó con más fuerza de lo habitual, al igual que una muy rockera “My Heart Is Beating” de nuevo con las dos voces femeninas brillando, para relajarse después con “She’s Dumb And Blind” que a pesar de su suavidad sonó rotunda e intensa.

Llegó otro momento cumbre con la blackmoriana “Roses And Rings” en la que nos invitaron a corear su sencillo estribillo envolviendo su gran melodía, antes de acelerar con la hard “Johnny’s Got a Red Car” que nos hizo movernos y corear de nuevo con sus golpes de voz previo solo-intro alargado de Alfonso con apoyo de Tony, aunque para solo del guitarrista el que se marcó explayándose a base de bien en “Stardust” cuadrándolo dentro de su sonido blues-soul donde lucieron Gaby y María con unas enormes voces.

Para el final nos dejaron dos de los temas más celebrados de su primer disco, la melancólica “The Unwritten Songs” provista de una gran carga emotiva y una fuerza enorme en su final más propio de LED ZEPPELIN que otra cosa, y su himno ecologista “The Age Of The Sun” que volvió a ser de lo mejorcito con su rollo luminoso, y en la que aprovecharon para presentar a la banda y despedirse, dejando el listón muy alto para las dos siguientes bandas.

Sin demasiado tiempo para cambiar nos encontramos con la irrupción sobre las tablas de 7 ALMAS, una banda que ya lleva unos cuantos conciertos pateándose los escenarios presentando su único disco hasta la fecha “Nueva Tierra” y que descargaron íntegramente. Al igual que THE VAL aprovecharon perfectamente su tiempo y salieron a matar desde el principio, con su hard rock melódico y contundente de clara inspiración clásica, sonando muy bien, aunque luego se les fue la mano en la mesa de sonido con el volumen, sobre todo de la guitarra de Oscar J. López y de la voz de Israel Hernansáiz. Las teclas de Carlos Mora sonaban muy bien con un regusto Lord-Airey, bien equilibradas sobre el bajo de Oscar Salas “Cherokee” que apoyó también competentemente en los coros, y sobre la batería Oscar Pérez (NEXX, KHY) siempre una garantía y que se ha unido definitivamente a la banda tras entrar sustituyendo al tristemente fallecido David Saura.

Abrieron fuego con dos temas potentes de esencia WHITESNAKE, “Buscando” en el que ya vimos que Israel estaba con ganas y preguntándonos si aguantaría el nivel durante todo el concierto, algo que sí hizo, y “Dispuesto y en Pie” más cadenciosa y con cierto regusto blues. Nos llevaron a territorios más épicos con “Diosa del Templo” con unos juegos de teclas y guitarra que me recordaron mucho a RAINBOW y a la época Turner de Malmsteen, prolongando su riqueza instrumental en la más hard melódica “Te Siento Lejos”, antes de levantar el pie del acelerador con el emotivo medio tiempo “Te Siento Lejos” en el que Israel se colgó la acústica acompañando su rítmica.


Vuelta a la caña con la despechada “Libre” tirando de garganta hacia arriba, antes de volver a relajarse con la fantástica balada “Más Allá” en la que lucieron más los coros de Cherokee y de López y la acústica, que tomó luego el protagonismo absoluto dejando solos en escena a cantante y guitarrista para redondear uno de los momentos cumbre del show, una espectacular versión de “Gimme All Your Love” de WHITESNAKE que les quedó soberbia, coreada voz en grito por el público.

A partir de aquí se les fue un poco la mano con el volumen, como decía al principio, pero eso no emborronó los buenos temas que nos dejaron como las cañeras “Hasta El Amanecer” que me recordó una barbaridad a BEETHOVEN R. por su tratamiento del ritmo y la voz, “Nueva Tierra” algo más melódica pero con igual o más pegada con un Oscar Pérez perfecto, y la reivindicativa “Vampiros de Traje” que bien podrían haber firmado los ATLAS más agresivos. Dejaron para el final los dos temas más conocidos del grupo, el romántico medio tiempo cercano al A.O.R. “Esperándote” que sonó muy bien, al igual que la desgarrada “Donde Está Tu Amor” con el estribillo de nuevo cantado por los presentes que despedimos al grupo con una merecida ovación como premio a su muy buena actuación. Era la primera vez que veía a 7 ALMAS y sí puedo no será la última ya que en directo me gustaron incluso más que en disco.

Después de los dos grandes conciertos que acabamos de presenciar de A.O.R. y Hard Rock, llegaba el momento de cerrar la velada con una de las sensaciones surgidas en los últimos años en España dentro del rock progresivo más ecléctico, los castellonenses DRY RIVER. Por lo que me habían comentado algunos amigos que los habían visto anteriormente, estos chicos montaban unos shows realmente grandes, con profusión de detalles y teatralización, y esta vez no iba a ser menos. Los primeros en aparecer ante el público, muy numeroso agolpado en las primeras filas y con abundante representación de sus paisanos, fueron dos actores que presentaron el espectáculo vestidos como camareros de una boda siguiendo la temática general de su último trabajo “Si Alguien Tiene Algo Que Decir… Que Calle Para Siempre”, y anunciando a DRY RIVER como la orquesta que amenizaría el evento.

Perfectamente uniformados con unas llamativas pajaritas y chaquetas doradas empezaron con la versión intro de “Traspasa Mi Piel” casi a cappella enlazando luego con la hard rockera de esencia setentera “Bajo Control” donde lucieron sobre todo los teclados a lo PURPLE de Martí Bellmunt que también tuvo tiempo de sacar el saxo para darle un toque jazz que chocaba con los riffs duros del también teclista Carlos Alvarez y de Matías Orero, completando el primer tema dándonos una idea de lo que nos venía encima.

A todo esto el maestro de ceremonias era el cantante Angel Belinchón, que a pesar de haber sufrido una afección de garganta sacó adelante el concierto con solvencia, simpatía y tablas propias de un showman de nivel con un claro sentido del espectáculo marcando los tiempos junto al bajista David Mascaró, y al batería Alfred Berengena (hermano de Rubén, también batería de The Val) que sustituyó al titular de la banda Pedro Corral que no pudo participar en el festival por motivos personales.

Tras esa primera andanada siguió la representación con la positiva “El Lado Bueno de las Cosas Malas” corte de asequible sinfonismo, con cierto aire ASFALTO, antes de la vuelta de uno de los actores encarnando a un dictador para ilustrar la irónica y marcial “Oda Al Líder” que preludió a la sarcástica “Cuanto Vales Tú” en  la que desplegaron sus dotes interpretativas al estilo QUEEN pero con un toque duro y progresivo lleno de matices instrumentales, de nuevo con el saxo tenor de Martí incluido.

Volvió el clima desenfadado con la pegadiza de melodías cercanas al A.O.R. “Irresistible”, de nuevo con los dos actores acompañando su ejecución a ritmo de aeróbic haciéndonos palmear y provocando más una carcajada que despistó a alguno que no apreció la gran riqueza melódica que encierra el tema. Provocaron una nueva subida de intensidad progresiva con la oscura “Frascos Vacíos” que aun sonando muy bien creo que cortó un poco el rollo, recuperando más ritmo con “La Mujer Del Espejo” y sobre todo con la festiva “Pequeño Animal” tema con el que rompieron en su primer disco y que fue muy celebrado por el respetable botando al ritmo marcado por Angel, antes de abandonar el escenario por primera vez recuperando en su versión íntegra “Traspasa Mi Piel” que fue cantada casi íntegramente por los presentes cerrando el primer acto por todo lo alto.

Pero la cosa no podía quedar así, y tras invitar a subirse a Gaby De Val y a Israel Hernánsaiz, y con uno de los actores caracterizado como Freddy Mercury, se marcaron un enorme medley de QUEEN que abrieron y cerraron con “Bohemian Rhapsody” salpicándola entre medias de fragmentos de algunos de los himnos de los británicos como “Killer Queen”, Don’t Stop Me Now”, “We Are The Champions”, “Tie Your Mother Down”, “Princess Of The Universe”, “I Want It All”, “Inuendo”, “One Vision”, “Friends Will Be Friends” o “Who Wants To Live Forever”.

Colofón magnífico para una noche en la que las tres bandas rayaron a un gran nivel, aunque quizá por separado se hubieran podido disfrutar más, a THE VAL y 7 ALMAS poco o nada que objetar, y a DRY RIVER, dado lo intenso y complejo de su show que me resultó un tanto agobiante por momentos el verles querer hacer tantas cosas juntas, todas muy bien, pero ya tenía el cansancio acumulado de las otros dos grupos y estaba deseando sentarme. En cualquier caso muy buenos, pero con algo menos de adornos y artificios creo que me gustarían igual o más.

Texto: Mariano Palomo

Fotos: Rubén G. Herrera (Gracias!!!)

Para ver las fotos a mayor tamaño, pinchar sobre ellas.

 

ALIANZA | CRÓNICA FESTIVAL HARD ROCK MELÓDICO

MARTES, 29 DE SEPTIEMBRE DE 2015

DRY RIVER / 7 ALMAS / THE VAL

 
26 de septiembre 2015. Sala Caracol

Desde que antes de verano se anunciara este festival de Hard Rock Melódico y Progresivo marqué su fecha en rojo en mi calendario de eventos ya que reunía muchos alicientes para ser muy tenido en cuenta, la variedad de estilos que ofrecía, el nivel de las bandas de las que sólo había visto hasta entonces a una de ellas pero con muy buenas referencias de las otras dos, además de la elección de la sala y el día. Y a la vista de la respuesta del público, no solo madrileño, parece que fuimos bastantes los que pensamos lo mismo completando prácticamente tres cuartas partes del aforo de Caracol, con los consiguientes movimientos entre banda y banda.

Con unos minutos de retraso respecto al horario anunciado se abría el telón y aparecían en escena THE VAL, una banda que afortunadamente parece que va recogiendo los frutos de su tremendo talento y trabajo con dos discos publicados hasta la fecha que en mi opinión son de lo mejorcito de la historia del A.O.R. nacional. Del segundo, “Heading For The Surface” dieron buena cuenta interpretándolo casi íntegramente, pero sin olvidarse tampoco de su ya entrañable “Back” que también tuvo hueco con cuatro de sus mejores temas en la hora y cuarto de la que dispusieron.
Comenzaron tras la intro de rigor con la enérgica “Wreckage Of My Heart” marcada por las voces de una inspirada y entregada Gaby De Val y en segundo plano de María López, que volvió a apoyar también desde uno de los teclados, y por un Alfonso Samos que ya vimos que como siempre estaba dispuesto a no dejarse ni un solo ni un acorde de su guitarra dando una clase de apasionada técnica. Por su parteRubén Berengena marcaba el ritmo con precisión desde los tambores, mientras que Alex Morell sufría algún que otro problema de sonido con su bajo pero sin afectar mucho al sonido general, que se saturaba un poco cuando entraban los teclados de María junto a los de Tony Ortega, teclista principal del grupo.
Ya metidos en faena y con la gente disfrutando, nos dejaron una serie de temas a cual mejor, comenzando por la preciosa “Crusaders” con esos teclados sinfónicos maravillosos dando réplica a las escalas de guitarra que la adornaban por debajo de la voz de Gaby, que a continuación presentaba la positiva “Wish You All The Best”, a la que siguió una deliciosa “Up To Where You Are”, A.O.R. de primera clase con unos magníficos juegos de melodías de teclas y guitarra.

Tras esta primera remesa de temas recientes, momento para el recuerdo con el que fue el primer tema de choque de “Back”, la fantástica “A Kiss In A Dragon Night”, que sonó con más fuerza de lo habitual, al igual que una muy rockera “My Heart Is Beating” de nuevo con las dos voces femeninas brillando, para relajarse después con “She’s Dumb And Blind” que a pesar de su suavidad sonó rotunda e intensa.
Llegó otro momento cumbre con la blackmoriana “Roses And Rings” en la que nos invitaron a corear su sencillo estribillo envolviendo su gran melodía, antes de acelerar con la hard “Johnny’s Got a Red Car” que nos hizo movernos y corear de nuevo con sus golpes de voz previo solo-intro alargado de Alfonso con apoyo de Tony, aunque para solo del guitarrista el que se marcó explayándose a base de bien en “Stardust” cuadrándolo dentro de su sonido blues-soul donde lucieronGaby y María con unas enormes voces.
Para el final nos dejaron dos de los temas más celebrados de su primer disco, la melancólica “The Unwritten Songs” provista de una gran carga emotiva y una fuerza enorme en su final más propio deLed Zeppelin que otra cosa, y su himno ecologista “The Age Of The Sun” que volvió a ser de lo mejorcito con su rollo luminoso, y en la que aprovecharon para presentar a la banda y despedirse, dejando el listón muy alto para las dos siguientes bandas.

Sin demasiado tiempo para cambiar nos encontramos con la irrupción sobre las tablas de 7 ALMAS, una banda que ya lleva unos cuantos conciertos pateándose los escenarios presentando su único disco hasta la fecha “Nueva Tierra” y que descargaron íntegramente. Al igual que The Val aprovecharon perfectamente su tiempo y salieron a matar desde el principio, con su hard rock melódico y contundente de clara inspiración clásica, sonando muy bien, aunque luego se les fue la mano en la mesa de sonido con el volumen, sobre todo de la guitarra de Oscar J. López y de la voz de Israel Hernansáiz. Las teclas de Carlos Mora sonaban muy bien con un regusto Lord-Airey, bien equilibradas sobre el bajo de Oscar Salas “Cherokee” que apoyó también competentemente en los coros, y sobre la bateríaOscar Pérez (Nexx, Khy) siempre una garantía y que se ha unido definitivamente a la banda tras entrar sustituyendo al tristemente fallecido David Saura.
Abrieron fuego con dos temas potentes de esencia Whitesnake, “Buscando” en el que ya vimos que Israel estaba con ganas y preguntándonos si aguantaría el nivel durante todo el concierto, algo que sí hizo, y “Dispuesto y en Pie” más cadenciosa y con cierto regusto blues. Nos llevaron a territorios más épicos con “Diosa del Templo” con unos juegos de teclas y guitarra que me recordaron mucho a Rainbow y a la época Turner de Malmsteen, prolongando su riqueza instrumental en la más hard melódica “Te Siento Lejos”, antes de levantar el pie del acelerador con el emotivo medio tiempo “Te Siento Lejos” en el que Israel se colgó la acústica acompañando su rítmica.
Vuelta a la caña con la despechada “Libre” tirando de garganta hacia arriba, antes de volver a relajarse con la fantástica balada “Más Allá” en la que lucieron más los coros de Cherokee y de López y la acústica, que tomó luego el protagonismo absoluto dejando solos en escena a cantante y guitarrista para redondear uno de los momentos cumbre del show, una espectacular versión de “Gimme All Your Love” de Whitesnake que les quedó soberbia, coreada voz en grito por el público.
A partir de aquí se les fue un poco la mano con el volumen, como decía al principio, pero eso no emborronó los buenos temas que nos dejaron como las cañeras “Hasta El Amanecer” que me recordó una barbaridad a Beethoven R. por su tratamiento del ritmo y la voz, “Nueva Tierra” algo más melódica pero con igual o más pegada con un Oscar Pérez perfecto, y la reivindicativa “Vampiros de Traje” que bien podrían haber firmado los Atlas más agresivos.
Dejaron para el final los dos temas más conocidos del grupo, el romántico medio tiempo cercano al A.O.R. “Esperándote” que sonó muy bien, al igual que la desgarrada “Donde Está Tu Amor” con el estribillo de nuevo cantado por los presentes que despedimos al grupo con una merecida ovación como premio a su muy buena actuación. Era la primera vez que veía a 7 Almas y sí puedo no será la última ya que en directo me gustaron incluso más que en disco.
Después de los dos grandes conciertos que acabamos de presenciar de A.O.R. y Hard Rock, llegaba el momento de cerrar la velada con una de las sensaciones surgidas en los últimos años en España dentro del rock progresivo más ecléctico, los castellonenses DRY RIVER. Por lo que me habían comentado algunos amigos que los habían visto anteriormente, estos chicos montaban unos shows realmente grandes, con profusión de detalles y teatralización, y esta vez no iba a ser menos. Los primeros en aparecer ante el público, muy numeroso agolpado en las primeras filas y con abundante representación de sus paisanos, fueron dos actores que presentaron el espectáculo vestidos como camareros de una boda siguiendo la temática general de su último trabajo “Si Alguien Tiene Algo Que Decir… Que Calle Para Siempre”, y anunciando a Dry River como la orquesta que amenizaría el evento.
Perfectamente uniformados con unas llamativas chaquetas doradas empezaron con la versión intro de “Traspasa Mi Piel” casi a cappella enlazando luego con la hard rockera de esencia setentera “Bajo Control” donde lucieron sobre todo los teclados a lo Purple de Martí Bellmunt que también tuvo tiempo de sacar el saxo para darle un toque jazz que chocaba con los riffs duros del también teclista Carlos Alvarez y de Matías Orero, completando el primer tema dándonos una idea de lo que nos venía encima.
A todo esto el maestro de ceremonias era el cantante Angel Belinchón, que a pesar de haber sufrido una afección de garganta sacó adelante el concierto con solvencia, simpatía y tablas propias de un showman de nivel con un claro sentido del espectáculo marcando los tiempos junto al bajista David Mascaró, y al batería Alfred Berengena (hermano de Rubén, también batería de The Val) que sustituyó al titular de la banda Pedro Corral que no pudo participar en el festival por motivos personales.
Tras esa primera andanada siguió la representación con la positiva “El Lado Bueno de las Cosas Malas” corte de asequible sinfonismo, con cierto aire Asfalto, antes de la vuelta de uno de los actores encarnando a un dictador para ilustrar la irónica y marcial “Oda Al Líder” que preludió a la sarcástica “Cuanto Vales Tú” en  la que desplegaron sus dotes interpretativas al estilo Queen pero con un toque duro y progresivo lleno de matices instrumentales, de nuevo con el saxo tenor de Martí incluido.
Volvió el clima desenfadado con la pegadiza de melodías cercanas al A.O.R. “Irresistible”, de nuevo con los dos actores acompañando su ejecución a ritmo de aeróbic haciéndonos palmear y provocando más una carcajada que despistó a alguno que no apreció la gran riqueza melódica que encierra el tema. Provocaron una nueva subida de intensidad progresiva con la oscura “Frascos Vacíos” que aun sonando muy bien creo que cortó un poco el rollo, recuperando más ritmo con “La Mujer Del Espejo” y sobre todo con la festiva “Pequeño Animal” tema con el que rompieron en su primer disco y que fue muy celebrado por el respetable botando al ritmo marcado por Angel, antes de abandonar el escenario por primera vez recuperando en su versión íntegra “Traspasa Mi Piel” que fue cantada casi íntegramente por los presentes cerrando el primer acto por todo lo alto.
Pero la cosa no podía quedar así, y tras invitar a subirse a Gaby De Val y a Israel Hernánsaiz, y con uno de los actores caracterizado como Freddy Mercury, se marcaron un enorme medley de Queenque abrieron y cerraron con “Bohemian Rhapsody” salpicándola entre medias de fragmentos de algunos de los himnos de los británicos como “Killer Queen”, Don’t Stop Me Now”, “We Are The Champions”, “Tie Your Mother Down”, “Princess Of The Universe”, “I Want It All”, “Inuendo”, "One Vision”, “Friends Will Be Friends” o “Who Wants To Live Forever”.
Colofón magnífico para una noche en la que las tres bandas rayaron a un gran nivel, aunque quizá por separado se hubieran podido disfrutar más, a The Val y 7 Almas poco o nada que objetar, y a Dry River, dado lo intenso y complejo de su show que me resultó un tanto agobiante por momentos el verles querer hacer tantas cosas juntas, todas muy bien, pero ya tenía el cansancio acumulado de las otros dos grupos y estaba deseando sentarme. En cualquier caso muy buenos, pero con algo menos de adornos y artificios creo que me gustarían igual o más.
Mariano Palomo
 

ROCKCULTURA | CRÓNICA FESTIVAL HARD ROCK MELÓDICO

DRY RIVER + 7 ALMAS + THE VAL. SALA CARACOL (MADRID)

El brillo de la excelencia

El pasado sábado 26 de Septiembre tuvimos la oportunidad de asistir a uno de los conciertos del año en la Sala Caracol. Un cartel compuesto por tres bandas, cuyo denominador común era la excelencia. La excelencia brillante de unos proyectos completamente consolidados, y cuyo fulgor va a iluminar el sombrío panorama del rock estatal. Cada uno en su ámbito, las bandas que componían el cartel aportaron su color y su registro, en un show que fue mutando del rock melódico de The Val, al hard rock de 7 Almas, para concluir con la apoteosis final, el rock plural e incombustible de The River. Inteligente y muy apropiada la propuesta por parte de Krea Producciones, que nos puso al alcance, no solo la calidad y el savoir faire de grandes músicos, sino la emoción de la música en letras mayúsculas.

DRY RIVER

DRY RIVER

A la hora prevista, The Val saltaban al entarimado para abrir una noche que se presumía intensa y emotiva. Hablar de The Val es hablar de elegancia, intensidad, y una forma de entender el rock tan propia y  personal, que ha traspasado fronteras. Acumulan en sus canciones los sedimentos del rock brillante, pero asimismo, despiertan sonidos que se tornan eclécticos a veces, cristalinos otras, y en general, intensos y emotivos, sin perder nunca la intensidad el rock más sólido. Son una formación con un recorrido portentoso, no solo por su trayectoria internacional con su gira por UK, o sus apariciones televisivas, sino también, por esos discos que han dejado grabados y que patentizan el esplendor de su creatividad incansable. Fernando Samos volvió a disfrutar una vez más sobre el escenario, con esa elocuencia vibrátil tan propia. Es un guitarrista efectivo, técnico pero creativo, e inyecta al sonido de la banda vitalidad y resolución. Y qué decir de Gaby de Val, una vocalista de voz impoluta de gran colorido, que aporta elegancia, frescura y gracilidad. Aunque ambos son los pilares sobre los que se sustenta el sonido, no tendría sentido sin la aportación de Alex Morrell en la base rítmica, que imprime cadencia y resolución. Así mismo, mencionar el trabajo de María López y Tony Ortega, en los teclados, y el Sr. Berenjena a los parches. Desarrollaron un set list basado en un repaso de sus dos trabajos editados hasta la fecha,“Heading For The Surface”, y “Back”, y acabaron su actuación arropados por el beneplácito del público.

Seguidamente, 7 Almas inundaron el ambiente de acordes pesados y rítmicos riffs, al más puro estilo hard rock americano.  La banda se fundó en 2.011, por tanto, es una banda relativamente joven, sin embargo, sus miembros acarrean una larga carrera profesional. Tienen un solo disco en el mercado “Nueva Tierra”, editado por The Fish Factory. Sonaron precisos, contundentes, pero en todo el espectro compositivo, se notan muchos destellos melódicos, que aportan al resultado final gran brillantez. El punto álgido de su show se registró con el tema“Donde Está Tu Amor”, un tema sorprendente cargado de contundencia, muy en la línea de Whitesnake, donde los coros ponen el contrapunto, a una melodía simplemente perfecta. Y más tarde, el delirio con un tema insólito, impecable e intensamente emocional como “Te Siento Lejos” su último single, un medio tiempo milimétrico donde la voz de Israel Hernansáiz brilla con luz propia, arropada por los solos de guitarra delirantes a cargoOscar J. López. Eché de menos mucha más energía en escena, ya que la banda me pareció alga estática, y a veces errática, aunque su gran calidad compensó con creces esta ausencia. Una banda increíble, a la que seguro, le espera una dilatada trayectoria.

Para terminar la apoteosis final, con una banda que pertenece a otro mundo, a otra dimensión, Dry River, el combo castellonense que revolucionó la escena tras la publicación de su primer larga duración, “El Circo De La Tierra”. Ya he sido testigo de varios directos de Dry River, el último, el pasado mes de Febrero en la Sala We Rock de Madrid, y nunca han dejado de sorprenderme, en enredarme en esa red emocional tan propia que tejen en tu interior. La emoción, es uno de los sentimientos que aporta la música, cuando su ejecución va más allá de la técnica. Porque Dry River van más allá, cuentan historias que desarrollan en el escenario por medio de parodias teatrales, con numerosos guiños críticos. Son una entelequia que se transforma en ilusionismo palpable; un acontecimiento vital, que se transmuta en una experiencia inolvidable para el receptor de todas estas emociones. En muchos medios especializados se les enmarca dentro del rock progresivo. Pero no, Dry River son mucho más: son rock, son progresivo, son jazz, son ritmos latinos, son lo que ellos quieran ser en cada momento, porque su recorrido a nivel musical es tan amplio, tan profundo y consecuente, que en Dry River se unifican un conjunto de corrientes, que acaban convergiendo en un océano de posibilidades. Había mucha expectación por verlos tras su show del pasado invierno, y una cincuentena de medios especializados se había dado cita para ser testigos de esta maravilla. Y toda esa expectación y escepticismo iniciales, se convirtieron tras el concierto en

devoción. Y esta opinión, fue unánime. Y qué decir del público, al que se le vino encima un show tan increíble, que apenas eran capaces de digerirlo, al ser sorprendidos por la originalidad, y esa implacable contundencia, en unas canciones que ofrecen cientos de matices diferentes. Un show, donde el público participa inconscientemente, embobado de todo lo que ocurre sobre el escenario, dejándose arrastrar por la corriente cálida de un torrente emocional. Interpretaron temas de sus dos trabajos discográficos, dando un somero repaso a las canciones más representativas de su obra creativa. Momento intenso el vivido cuando interpretaron “Traspasa Mi Piel”, uno de sus temas estrella. Después quedar casi extenuados, s volando en el placer, nos regalaron un remix de temas deQueen, acompañados a la voz por Gaby de Val y de Israel Hernansáiz, que

THE VAL

THE VAL

resultó ser la traca final. Sencillamente, impresionante. Dry River han iniciado el ascenso a la cumbre, y no llevan el paso cambiado. Porque necesitamos vitalidad, ideas nuevas que arriesguen y traspasen la frontera de mediocridad. Propuestas que nos alejen de la monótona moviola, que nos retrotrae a tiempos pasados y recursos obsoletos. El rock, es espectáculo. Es ir mucho más allá. Y esto Dry River lo entendieron desde el primer día. Enhorabuena, una vez más, y otra más. Ya sabéis, que sois muy grandes.

CHEMA GRANADOS